¿NUEVOS ETIQUETADOS PARA NUEVOS CONSUMIDORES?

March 15 of 2022 - Actualidad

Entrevistamos a Miguel Ángel Millán, WSET 3, Sumiller Excelente, antiguo alumno, buen amigo y mejor #winestudent, que ahora trabaja y gestiona la bodega y la felicidad de los clientes en DiverXo.

Con él, comentamos que estamos viviendo una revolución de los amantes del vino como nunca antes. Igual que podemos decir que estamos en el momento en que mejores vinos se están haciendo, podemos decir que actualmente tenemos y formamos parte de los mejores consumidores que ha habido nunca. No porque seamos más disfrutones y más moderados, que también, sino porque estamos cada vez mejor formados. El vino interesa cada vez más.

No podemos decir que el vino sea caldo…

…pero sí que lo tenemos hasta en la sopa: Los protagonistas de las películas han cambiado sus petacas por elegantes botellas de espumoso, y no hay serie de Netflix que se precie en la que no descorchen algún vino. Estamos ante una nueva ola de amateurs, que son más connoisseurs y que responden a los cánones del #winestudent que solemos ver en la escuela. Cada vez sacáis mejores notas y cada vez sois más quienes os acercáis al mundo del vino desde vuestras parcelas, sin ser profesionales del sector. Esto es un éxito para todos, y tiene muchas consecuencias positivas para el mundo del vino. De todo ello hablamos con Miguel Ángel Millán, sumiller de DiverXo y gran persona, que ha vivido esta evolución en su día a día.

Nuevos etiquetados para mejor y mayor consumo

Hemos comentado en redes y hemos visto que se reciben con gran ilusión los cambios en los etiquetados que ayudan al consumidor. Hay dos casos en concreto que ya hemos comentado en nuestro último newsletter: Alsacia en Francia, donde es obligatoria la identificación del nivel de dulzor en los vinos por medio de una infografía desde la vendimia 2021, después de aprobarse la mejora en el año 2020. Por su parte, también desde el verano del 2021, Chianti Classico autoriza la mención de 11 sub-zonas en las etiquetas de vinos Gran Selezione (en los próximos años se hará extensivo a los vinos Riserva y annata.

Podemos pensar que estos cambios, que empezamos a ver también en denominaciones de origen españolas, pueden ser provocados por tendencias regionales del viejo mundo o formar parte de una evolución lógica global, la opinión del experto es que “cada vez hay una tendencia más global a tener etiquetados más específicos detallando subzonas, pueblos o parcelas concretas a las que se les atribuye unas cualidades específicas”.

De un lado están los consumidores, como hemos dicho, cada vez mejor formados -lo hemos visto en The Wine Studio en cada curso-, pero también respondería a una necesidad de los productores para diferenciarse: “empieza a ser común encontrar ese argumento diferenciador que va más allá del storytelling y que se puede tocar: la tipología de los suelos, la orientación, la edad de los viñedos, los tipos de vinificación y un largo etcétera. Y lo mejor es que el consumidor también empieza a estar acostumbrado a estos aspectos distintivos.”

El storytelling

“Mi percepción, con el paso de los años, es que el cliente tiene cada vez más conocimiento y está más formado. También es que hay más acceso a la información, ya sea para estudio o de acceso rápido y directo, sólo de consumo inmediato. También es que la gente cada vez viaja más, y hay acceso a vinos que antes resultaban más complicados de conseguir, o que simplemente no sabían de su existencia. En DiverXo tenemos más de 300 vinos del estilo de Alsacia y Alemania, y muchos consumidores los piden porque les gusta su sabor seco tan largo y complejo; otros por sus sabores dulces. Y ambos están en lo cierto. Pero es que para ir a comer a un restaurante no hace falta ser cocinero, ni saber de vinos, hace falta tener ganas de disfrutar. Es el profesional quien tiene la obligación de saber. En un sistema tan complejo como el de Alsacia, se agradece este tipo de iniciativas, porque hasta ahora nuestra guía era conocer la bodega, la trayectoria del productor o ver el grado alcohólico, entre otros. Por eso al restaurante se viene a disfrutar, y la alternativa es dejarse guiar por el experto: Quien prueba un vino de Alsacia se prenda y se enamora, impacta mucho. Y si hay interés, hay que detectarlo porque es importante y un gran reto guiar a este consumidor. Recomendar un albariño concreto puede hacer las delicias de este consumidor. Y conocer el paladar y el gusto del cliente es un placer, para poder hacerle feliz.”

Y ¡la formación!

En definitiva, la dificultad en determinar un estilo de vino por falta de información en la etiqueta debe desaparecer. Queremos acercar el producto y eso es informar y formar. Que un neófito pueda entender qué vino tiene delante con mirar la etiqueta.

Al final el resultado es que hay más información. Y eso requiere que haya más formación: “los cursos son la mejor herramienta tanto para profesionales como para consumidores. El WSET tiene para todos los niveles y gustos, y es importante para conocer, ordenar y entender el mundo del vino desde una perspectiva internacional.”

¡Muchas gracias, Miguel Ángel! Como siempre, es un placer aprender contigo. Esperamos verte pronto, será buena señal. ¿Algún mensaje a tus compañeros winestudents? “Que el vino es para disfrutarlo, y aunque no es necesario, sí quiero contar desde mi experiencia que cuanto más se estudia, más se disfruta”.

Javier Fernández Piera - The Wine Studio