X

Blog

The Wine Studio: Accésit de los Premios Emprendedoras 2013. ¡¡GRACIAS!!

Han sido 328 días intensos… Desde que fui a dar de alta la actividad de The Wine Studio en la Ventanilla Única Empresarial de la Cámara de Comercio de Madrid (¡Bendita VUE!) hasta hoy han pasado 328 días de actividad frenética, física y mental. Llegaba a Madrid como una extranjera, después de 3 años en Bélgica y dispuesta a aportar mucho al sector del vino en España… Empecé por la licencia del WSET, por la búsqueda de proveedores de vinos internacionales, por el repaso de mis contactos después de más de 15 años en el sector… Reuniones, horas al teléfono, Linkedin, diseño gráfico (El destino puso en mi camino a Miguel Ángel, de Ideavia, que puso cara a todo este proyecto!!), más reuniones, conversaciones con alumnos, noches de maldormir y nervios infinitos… Pero no lo voy a negar: ¡También disfrutando de cada minuto!

Desde un principio, mi empeño fue convertir a The Wine Studio en una empresa excelente y un nombre de referencia para bodegas y profesionales del vino y este reconocimiento es una gran palmada en el hombro por parte Yodona y del Ayuntamiento de Madrid. Gracias a ellos, he podido sintetizar la esencia de The Wine Studio en un minuto, me he obligado a escribir un plan de empresa que se ha convertido en mi hoja de ruta (¡¡Gracias a Verónica Rodríguez del Vivero de Empresas de Villaverde!!). No menos importantes fueron las charlas con Mercedes Cubillo, mentora de los Premios y Pedro Parada, de ESADE, quiénes desde el principio vieron un gran potencial en esta empresa… E hicieron crecer mi propia confianza… Por todo eso, este accésit me sabe a Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos.

Sin embargo, debo decir que no me hubiera sentido tan segura en la competición sin el impulso de los 100 alumnos que ya han pasado por nuestros cursos y a las bodegas y empresas que ya nos han confiado proyectos de formación o consultoría: Le Cordon Bleu, Bodegas Patrocinio, Marqués de Murrieta, Felix Solís, Espelt Viticultors, ESADE o Pago de Carraovejas… Sentirnos ligados a ellos y a su reputación y buen hacer nos hace sentir más que orgullosos.

Y por último, hubiera sido imposible lanzarse a la aventura empresarial sin el apoyo de una FAMILIA y de buenos AMIGOS: Juan, que me allana el camino y me da cuerda todos los días! Nuestras hijas María y Lucía, que serían capaces de describir al detalle los diferentes niveles del WSET y que recorren bodegas con nosotros; mis hermanos Quique, Pati y Jota, mis sobrinos Marta, Nacho y Paula y… ¡Cómo no! Mis padres, que desde pequeña me convencieron de que uno puede llegar donde se lo proponga… ¡Con buen humor, muchísimo trabajo y los valores adecuados!

Etiquetas:

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.