Tener un equipo dedicado, profesional, con iniciativa y –sobre todo- empático con las personas no es nada fácil. ¡Pero lo hemos conseguido! Es un placer presentaros al equipo de The Wine Studio.

equipo-Elisa

Elisa Errea

Con mi título de licenciada en Filología Inglesa, hablando 5 idiomas y después de 4 años enseñando inglés y español en empresas, en el año 98 el vino se cruzó en mi camino, en forma de anuncio en el periódico. Se trataba del trabajo de mis sueños en el Grupo Codorníu: Inicialmente, me ocupé de recibir a los equipos de la red comercial internacional en las bodegas del grupo, lo que me obligó a formarme de manera intensiva. Ahí, me entró el veneno del vino!! Poco después, desarrollé un plan de formación en los mercados internacionales, que convirtió Europa en mi barrio y me llevó a los viñedos del Hunter Valley en Australia, al Valle de Napa, Buenos Aires, Moscú, Japón, Estados Unidos… No tardé en darme cuenta de que había otra manera de hablar de vino, más práctica y objetiva, más amena y más orientada al consumidor. En el año 2005, confirmé mis creencias en una estancia en Londres, dirigiendo el departamento de marketing de la filial del grupo Codorníu en la meca del comercio del vino: Londres. Y allí, empezó mi historia con el WSET. ¡Aquello me abrió los ojos definitivamente! El remate a esta experiencia fue mi último puesto en el grupo como coordinadora del departamento de Enología, junto a su director Arthur O’Connor: un genio australiano, que me enseñó cómo funciona de verdad la gestión del sector del vino.

equipo-yolanda

Yolanda Pérez

Yolanda es un cimiento fundamental de The Wine Studio. Ella hace que todo parezca mucho más fácil: se ocupa de toda la administración de The Wine Studio y del secretariado con los alumnos. Sus días parecen tener 40 horas. Desde su empresa, La Secretaria Externa, provee servicio a varios clientes y todos tenemos las sensación de que trabaja para nosotros  en formato 7/24. Tiene una paciencia infinita y hace valer su formación en derecho para poner las cosas en orden. Es una caminante incansable, real y metafóricamente hablando. Si algo tiene solución, Yolanda os la ofrecerá y si no la tiene, ¡Buscará la alternativa!